viernes, 22 de julio de 2016

Lo que nadie te cuenta sobre el Algarve

Cuando uno se va de vacaciones suele soñar con un montón de cosas. Paseos por la playa, caminatas por la montaña, comidas fantásticas, cócteles coloridos y refrescantes con sombrillita... luego la realidad es, pues eso, la realidad.
Yo la semana pasada estuve en el Algarve. Que todo el mundo dice “oh, qué bonito, qué bien, qué estupendo”. Y sí, es bonito. Pero tiene sus cosas.

  • Si te gustan los paseos marítimos para caminar plácidamente cerca del mar y ver tiendas y demás, el Algarve NO es tu destino. Allí las playas están a tomarpor de la civilización, metidas entre acantilados, montañas y caminos de cabras. A mí esto me mola porque hay poca gente y entorno es mucho más bonito. Lo malo es la caminata de vuelta con todo el calor, cuesta arriba y con arena en los pies.
  • Si te gusta mucho bañarte, nadar y chapotear, el Algarve NO es tu destino. El agua está fría, helada, congelada. Es imposible meter un pie sin dejar de sentirlo y tener la sensación de que se te va a caer a trozos. Las olas van fuertecitas, así que no es cosa de broma. Y cubre en cuanto das dos pasos.
  • Si te gusta ponerte vestidos preciosos por la noche y lucir tus carnes morenas, el Algarve NO es tu destino. Se supone que a nosotros nos pillaron días de mucho calor. Y durante el día hacía bueno, pero corría una brisita agradable que hacía que la temperatura no fuera sofocante. Esa brisita por la noche se convertía en un aire gélido. Vaqueros, camiseta, chaqueta y frío.
  • Si te gustan los alojamientos lujosos y los hoteles de porrón de estrellas, el Algarve NO es tu destino. Nosotros creíamos haber alquilado un apartamento. Curiosamente, era una casa hippy en la que terminamos conviviendo con un un par de surfistas americanos, una neozelandesa, una pareja de catalanes y un nutrido grupo de rubias de procedencia desconocida que aparecían y desaparecían. Lo cierto es que no fue una mala experiencia, pero dese luego tampoco es que fuera lo que esperábamos. Por la zona había montones de casas de ese estilo, pero sólo conseguí ver algo parecido a un hotel de buena calidad. El resto son hostales, albergues y semejantes.
  • Si te gustan las carreteras bien asfaltadas, las autovías, conducir rápido y sin percances, el Algarve NO es tu destino. Hay montones de autovías de peaje que no están del todo mal, pero para visitar ciertas cosas, los pueblos, el cabo, las playas... tienes que coger los caminos de cabras más cochambrosos que podáis imaginar con portugueses que te adelantan a toda velocidad. La media que se consigue es de un par de kilómetros a la hora. Ir en burro sería más seguro y cómodo.
  • Si bebes aquarius o nestea, el Algarve NO es tu destino. No conocen el aquarius, directamente no existe. Nestea tienen algunos sitios concretos, pero es raro. En todas partes tienen lipton, que es parecido, pero sabe horriblemente a edulcorante y a mí personalmente me da cagalera. Por suerte el agua mineral sabe genial y lo que sí hay es coca-cola.


Ahora bien, hay cosas que pueden hacer que te merezca la pena hacerte chorrocientos kilómetros para ir a la zona sur del fin del mundo.

  • Los surfistas. Si te molan los tíos fibrosos, de piel bronceada y melena rubia ondulada digna de anuncio, el Algarve es tu lugar ideal. Hay a montones. En todas partes, en la playa, en los bares, en las terrazas, en las casas de hippies. Surfistas, surfistas everywhere.
  • Hablar inglés. Si te apetece practicar inglés o mejorar tu capacidad de hacer mímica, el Algarve es tu lugar ideal. Los camareros generalmente hablan un poco de español y no es difícil entenderse con ellos, pero si dudas, pregunta en inglés, todos lo hablan seguramente mejor que tú. Y en cuanto sales a la calle, más de la mitad de la gente no es portugesa. Miles de guiris por todas partes. Todos hablando inglés. Y la mayor parte haciendo surf. Surfistas angloparlantes everywhere.
  • La comida. Yo como fatal, mis viajes casi siempre pasan entre el hambre y el asco, 90% del tiempo sin comer nada. En Polonia me alimenté de pollo frito. En Italia de ensaladas de tomate y lechuga. Sin embargo en el Algarve se come de maravilla. Pescado, carne, ensaladas, pollo, lo que quieras. El Ross comió tartas y pasteles, pero mi intolerancia a la lactosa me impide comer nada dulce fuera de casa.
  • Los precios. Comer es barato, beber algo es barato, comprar cosas es barato. Lo único prohibitivo son los cosméticos. Intenta no olvidar la mascarilla del pelo o te dejarás el doble que en España en el mismo tarro de fructis. Eso sí, un par de refrescos al borde de un acantilado viendo el mar, 4 euros. Dos platos combinados de pescado fresco o pollo asado con ensalada, arroz y patatas fritas, 12 euros.



En fin, si os lo estáis planteando como destino, son cosas a tener en cuenta. Echad tres o cuatro chaquetas, mucha paciencia para las carreteras, un diccionario de inglés y verificad el tipo de alojamiento. Por lo demás, no está tan mal.  

9 comentarios:

  1. Pues este año ya tenemos destino y es el norte de España, pero no lo descarto. Me ha gustado lo bueno, aunque lo menos bueno se las trae jejeje.
    Al final yo creo, que si vas con ganas y bien acompañado, donde sea, no??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí a pesar de todo me ha gustado :)

      Eliminar
  2. Tengo un viaje planeado este verano... en furgoneta hacer Portugal de sur a norte...
    Me apunto lo de las carreteras... jajaja
    Lo demás... ¡¡me mola!!
    (el alojamiento será la furgoneta, así que... yo no soy de lujos... jaja)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira bien los peajes, pueden darte guerra. Y echa ropa de abrigo, no es broma. Por lo demás, a mí me ha gustado, el paisaje es guay y el ambiente mola. Ya nos contarás! :)

      Eliminar
  3. Yo no he ido nunca al Algarve pero todo el mundo que lo ha hecho me ha hablado muy bien del lugar. No se si llegaré a ir alguna vez...pero por lo menos ya estoy prevenido contigo.

    Kiss

    La Estupenda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, si bien está... pero la gente sólo cuenta lo bueno!! :)

      Eliminar
  4. Me encanto cuando fui. Felicidades por tu bloc, ha sido un regalo poder visitarlo.
    elracodeldetall.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Jolín pues yo no conozco Portugal pero por lo que cuentas casi que mejor voy a otra zona... gracias por los consejitos.

    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que tiene cosas buenas, eh? Lo que pasa es que en las guías de viaje siempre te cuentan lo bueno y luego, oh, sorpresa. Y del resto de Portugal no digo nada porque no lo conozco, igual el Algarve es el paraíso, jejeje

      Eliminar

Estás aquí, has leído... así que comenta hombre ya!!