miércoles, 8 de mayo de 2013

Un poquito más


Soy una persona de cosas pequeñas. Así, en general. Nunca he hecho nada “grande”. Nunca he sido nada “importante”. Nunca he tenido nada “especial”. Soy una persona pequeña. Con pequeñas virtudes, pequeños defectos, pequeñas cualidades, pequeñas miserias. Gano pequeñas batallas. Y sufro pequeños fracasos.
Pero es que creo que la vida se compone de pequeñas cosas. Y si las miras desde el punto correcto, pueden ser grandes. Todo puede depender del entorno, de la perspectiva. Un grano de arroz, en otro mundo con una gravedad mil veces superior a la nuestra, sería capaz de aplastarnos. Una montaña gigante, en otro planeta quizás sería sólo una bolita de arena.
El caso es que si lo pensamos bien, a nivel de historia mundial, casi todas nuestras vidas pasarán desapercibidas. No seremos nada dentro de cien años. Nos diluiremos en el olvido. Peeeeero… podemos morirnos a gusto, satisfechos de nosotros mismos. Podemos hacer algo grande dentro de nuestra nimia existencia. Podemos no quedarnos con la sensación de haber sido unos pringados dentro de nuestro pequeño mundo. Quizás no cambiemos el rumbo de la historia de la humanidad, pero quizás cambiemos algo. Quizás seamos el aleteo de la mariposa que provoca un temblor al otro lado del mundo. Quizás dejemos una huella, aunque sea dactilar en algún sitio.
Puede que nuestra gran aportación al mundo sea salvar a un perro o a un gato. Puede que sea hacer un favor a alguien que al final cambie notablemente su vida. Puede que sea presentar a dos amigos que vivan una maravillosa historia de amor. Puede que sea ser sólo un eslabón el la cadena que hace funcionar los engranajes del mundo. Puede que sea algo pequeño, diminuto, vulgar y anodino. Puede que sea algo que pase desapercibido a ojos de la gente, pero que ha cumplido su función. Una función que era necesaria.
Supongo que es por eso, por esa estúpida creencia mía de que las cosas pequeñas pueden ser importantes por la que soy la tonta del “un poquito más”. Hay días, muchos días, en los que me levanto y tengo ganas de tirar la toalla con todo lo que me rodea. Tirar la toalla con la búsqueda de trabajo. Tirar la toalla con tratar de salvar animales que ni conozco. Tirar la toalla con el blog. Tirar la toalla con mi familia, con mis amigos. Tirar la toalla con mi casa. Tirar la toalla con el Ross. Tirar la toalla sobre todo conmigo misma. Pero mientras desayuno respiro hondo. Aún me quedan fuerzas. Aún puedo un poquito más. Aún puedo luchar lo bastante como para que quizás salga todo bien. Aún puedo añadir un granito de arena o una gota más que sea la que colme el vaso, la que la haga cambiar las cosas. Un poco más. Sólo un poquito.
Y así, voy avanzando hacia la persona que supongo que debo llegar a ser. Pasito a pasito. Un poquito más a un poquito más. Porque mucho quizás no, pero un poco, sólo un poquito, podemos todos. Y así, con pequeños granitos se puede llenar un granero. A pequeños empujones, quizás podamos mover el mundo… nuestro pequeño mundo. Porque poquitos a poquitos, al final podemos juntar un mucho. 

12 comentarios:

  1. Tantas veces apetece tirar la toalla... ¡pero no, nos gana nuestra naturaleza! :)

    ResponderEliminar
  2. No tires la toalla... en mi mundo eres la gotita de arena que me regala una sonrisa cuando te leo, si esto le sucede a todo el que pasa por tu blog, puede que ya seas un desierto tu solita.

    ResponderEliminar
  3. Yo soy de la misma opinión que tú, lástima que no todo el mundo se de cuenta de que las pequeñas cosas son las que más importan. Biquiños!

    ResponderEliminar
  4. Por supuesto que siempre se puede un poquito más... Retroceder nunca, rendirse, jamás. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  5. Nunca, nunca tires la toalla. Ese poquito más nunca sobra. Un besote!

    ResponderEliminar
  6. Que casualidad que justo hoy, que también he estado a punto de tirar la toalla, sea cuando lea este texto.
    Tienes razón, siempre se puede seguir tirando un poquito más, y la verdad es que a mí me basta con ese poco.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta la entrada, yo también pienso que gota a gota se hace un océano, ese poco para algunos puede ser mucho, así que sigue poquito a poco!! ^^
    Tomate

    ResponderEliminar
  8. Así se habla, muy bien dicho!! Como tú dices, "tirando p'alante, que no hay otra". Sigue siempre con esa filosofía. Un besazo!!

    ResponderEliminar
  9. Tal vez me conformaré con poco, pero no quiero la grandeza... prefiero mis pequeños pasos para conseguir mis pequeños objetivos ^^
    Besos!
    Pimiento

    ResponderEliminar
  10. totalmente de acuerdo maña... con un poco a veces conseguimos más que a lo grande...y las cosas, desde lo pequeño, yo creo, se hacen mucho más faciles... así que sí claro que puedes, por supuesto que puedes... levantarte, respirar hondo y disfrutar del buen desayuno para ir poco a poco... por supuesto!!!!

    ánimo guapis!!

    ResponderEliminar

Estás aquí, has leído... así que comenta hombre ya!!