lunes, 22 de septiembre de 2014

De la virginidad al Imserso

El viernes fui a hacerme una ecografía. La ginecóloga pensó que era buena idea. Y a mí me venía muy bien escaquearme ese día de otro tipo de cosas que ahora mismo no me apetece explicar, así que hala, me fui al hospital a dejar que me miraran las entrañas tan contenta. Os podéis imaginar cómo era el otro plan para decir esto.
Después de perderme un poco por los pasillos laberínticos, claustrofóbicos y superpoblados del Clínico, llegué a la salita en cuestión dispuesta a despatarrarme en una camilla y dejarme hacer. Es lo mejor con los ginecólogos. Y me atendió una mujer súper maja y súper cuidadosa que tras darme los buenos días me dijo:

-         ¿Cuántos años tienes?
-         31. – madre mía, qué vieja soy, no soporto decir “treintay”.
-         ¿Has tenido relaciones sexuales?
-         ¿Cuándo? ¿Hoy?
-         Ehh… No… en general.

¿Me está preguntando si soy virgen? ¿En serio? Oh, qué mona la doctora. Hacía más de diez años que nadie me preguntaba esto. Espera, igual ha entendido 21 en vez de 31.

-         Sí, claro.
-         Entonces además de la normal, te haré también una eco vaginal.

Pues vale, me han hecho un montón ya. No es la mejor experiencia del mundo, pero tampoco es nada traumático. Le ponen un condón al turulo ese, lo embadurnan en lubricante pringoso y asqueroso y ya está. Así que miro al techo buscando formas en el gotelé y tratando de ignorar el hecho de que tengo el culo al aire.

-         Te voy a introducir esto, pero lo haré despacio y trataré de no hacerte daño.
-         Ehhh… vale.

Hacía 16 años que no escuchaba nada parecido. Casi, casi, estoy rejuveneciendo. Casi ni me importa tener una cámara helada y llena de mejunje metida hasta el alma.

-         ¿Te duele?
-         No.
-         Si te duele me lo dices.

Madre mía, qué dejà vù de esos. Y no, no me duele, caramba, qué empeño todo el mundo en que me duelan cosas que no me duelen.

-         Bueno, ya hemos terminado.

Joder, esta mujer cada vez me recuerda más a mi primer novio.

-         Vete vistiendo mientras imprimo las fotos y te hago unas preguntas para el informe.

Bueno, al menos mi ex no hizo un informe. Ni imprimió fotos. Creo.

-         ¿Has tenido algún embarazo?
-         No.
-         ¿Y lo estás buscando?
-         No, por Dios.
-         Hum… pues con 31 años no es para que te lo pienses mucho.

Vaya, ya empezamos. El rollo patatero de que ya no tengo edad de esperar mucho y que mis antecedentes y blablablá. Joder, hasta hace un minuto me sentía joven. Igual no es que me viera joven, igual sólo me veía cara de virgen. Estupendo. Me puse las mallas empezando a plantearme los viajes con el imserso. Que no quiero tener hijos, pero cada vez que me dicen estas cosas me siento al borde la menopausia y me veo haciendo cruceros con viudas, lesbianas y solteronas. La buena mujer, intuyendo mi depresión interna me sonrió y me dijo:

-         Eres muy buena paciente, no te has quejado nada.

¿Por qué me iba a quejar? ¡¡Oiga!! Que una tiene un pasado y ha visto grandes cosas en la vida. Grandes e incluso muy gran… ejem. Estoooo… ¡que me deje irme!

-         Toma, las fotos de la eco. Con esto vas a la ginecóloga y…

Y que me suelte otra vez el rollo de la edad, ya lo sé. Pasaré antes por el centro de mayores a ver cuando se hace el próximo viaje a Benidorm. 
-       

12 comentarios:

  1. Me he imaginado a la mujer traumatizada por la anterior visita y contigo no ha dicho más que chorradas. Parece haberse esforzado en parecer normal. Y cuando eso es un esfuerzo... Sale mal fijo.
    Espero que el escaqueo haya funcionado! Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El escaqueo casi nunca funciona, pero a veces consigues retrasarlo ;)

      Eliminar
  2. Jajajaja. A mí también me preguntaron si era virgen. Se ve que está en el protocolo... Los médicos tienen una extraña habilidad para hacer que de repente te sientas una niñata y, segundos después, una octogenaria. Ellos son así. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí hacía años que no me lo preguntaban, igual nos han visto cara de lerders!! jajajaja

      Eliminar
  3. Jajaja qué zoquetes los médicos que te tratan como retra xDDD

    Eso sí, unas risas a tu costa nos hemos echado :D

    19+1

    ResponderEliminar
  4. jajajaja yo creo que nunca está de mal preguntar... mejor pasarse que dar cosas por supuesto que no son...
    Ahora, que de cómo empezó a cómo terminó la cosa... tela... jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. las preguntas son necesarias, pero pasamos de lo barrido a lo fregado, como dice mi madre :D

      Eliminar
  5. Jajajaja vaya forma de evolucionar!, me parto.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabe una cómo tomarse las cosas! jajaja

      Eliminar
  6. Joer, pues habrá sido muy delicada con el instrumental, pero con la palabrería... no sé, esas cosas se las podrían pensar antes, no? que todas sabemos lo del reloj biológico, pero criatura, con 31 años eres jovencísima, qué es eso de que no te lo puedes pensar mucho? ainss. mare meva mare meva!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me lo dijeron hace poco también... No me afecta mucho porque no quiero tener hijos, pero me jode que me hagan sentir vieja!! :D

      Eliminar

Estás aquí, has leído... así que comenta hombre ya!!