jueves, 12 de marzo de 2015

Mi yayo el tecnológico

A mi yayo le gusta la tecnología. No sé muy bien por qué, pero le fascina apretar botoncitos y ver que aparecen cosas en la pantalla. Por eso tiene tres televisiones, dos vídeos de VHS (en el pasado fueron 3, pero uno se escacharró y aunque lo desmontó no hubo manera de hacerlo funcionar de nuevo), un DVD, el descodificador del plus, la radio programable, la radio normal, el despertador con radio y toda clase de aparatejos que caen en sus manos. Y tiene móvil, claro. Sólo que es el piedramóvil del pleistoceno. Que para lo que lo usa el yayo le vale de sobra, pero claro, es feo, es pequeño, tiene la pantalla en blanco y negro y no tiene esas cosas guays que tienen los móviles que tenemos los demás.
Y lleva tiempo con la perra de que quiere uno nuevo, pero yo me he ido haciendo la sueca porque claro, que al yayo le guste la tecnología no implica necesariamente que el yayo entienda bien la tecnología. Él sabe de sus cacharros y sus programas, pero no sé yo cómo se las puede apañar con un móvil de última generación con pantalla táctil y sus dedos artrósicos. Pero como buen aries que es (igual que yo) es inasequible al desánimo y muy aficionado a todo de lo que se le intenta disuadir. Así que ayer volvió a la carga.

  • Oye, niña, te estaba yo esperando. - me espeta cuando entro por su puerta antes de darme ni un beso. - Ven ahora mismo a ver esto.

Y me saca el periódico. Pensé que iba a enseñarme alguna noticia de esas que le preocupan, como que Podemos nos vaya a obligar a vivir en comunas hippies o que alguien drogara a una muchacha como yo en cualquier parte recóndita del mundo. Pero no. Me saca una hoja de publicidad de esas que si juntas unos cupones te dan un móvil por pocos euros.

  • Yo quiero esto. - me dice como un niño señalando el catálogo de reyes. - Mira, tiene de todo, vifí, ubesé, bluetoes... de todo.
  • Te veo familiarizado con la terminología, sí.
  • Yo lo que quiero saber es si puedo meter mi número aquí y no tengo que conectarme al internese ni cosas de esas.
  • Sí yayo, puedes poner aquí tu tarjeta, pero ¿tú crees que te vas a apañar con un smartphone?
  • No, no, si esto es un móvil...
  • Ah, claro, qué tonta.


Entonces me saqué el móvil del bolso, lo puse delante de él y le dije que hiciera una llamada. Que se buscara la vida y tocara lo que quisiera a ver si de verdad lo sabía usar. Y que si era capaz, le enseñaba a usar el nuevo. Pensé que la liaría parda, activaría la alarma del pentágono, se asustaría y lo dejaría, entendiendo que para lo que él quiere su patatófono le vale de sobra. Pero el condenado abuelo tras un par de intentos me miró triunfante mientras sonaba su móvil. Se estaba llamando. Le dió a cancelar la llamada y me sonrió. Punto para el yayo.

  • Vale, te lo regalamos por el día del padre. - acepté con resignación.
  • Estupendo, ahora enséñame lo que son los sélfir esos, que el móvil nuevo tiene dos cámaras y yo quiero hacer eso, los sélfir.


Cualquier día me dice que tiene Swag, se hace una cuenta el twitter y consigue más seguidores que yo. Y se lo merecería porque es fantástico. Porque la vejez es algo a lo que mi yayo no se ha resignado ni se resignará jamás.

5 comentarios:

  1. Jajajajaja. Qué grande!!!! Me recuerda a mi tío, que con 79 años tiene facebook y de todo. Es de lo más moderno, mi tío. Me encanta que la gente no pierda las ganas de aprender y de modernizarse. Muy, muy grande. A ver si lo convences y se abre un blog. Jajajaja. Besotes!!!!

    ResponderEliminar
  2. Desde luego tu yayo es un crack. Espero que le vaya bien con el smartphone, perdón, quiero decir el móvil. Ahora hablando en serio, creo que es el ejemplo de que aunque te hagas mayor, también puedes tener ilusiones ¿no? y estar al tanto de las tecnologías y cuestiones de la actualidad. Es admirable.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Jajaja pues más o menos como mi padre, que tiene twiter, facebook, móvil que le ha costao entender y ahora anda con el instagran..
    Lo mejor es cuando llama para contarte que le ha salido un mensaje de error; te lo lee en "inglés" (el suyo propio..) y claro , lo más normal es que no lo entiendas y no le resuelvas la duda por teléfono; entonces te espeta: "Ains po yo creía que tú estabas más puesta...de ordenadores no entiendes mucho, no???"

    ResponderEliminar
  4. El Futuro es profesor de informática de por lo menos 20 señor@s, el más joven estará llegando a los 80 y de ahí para arriba, tiene solteras, monjas, señores casados, a sus mujeres... Yo cuando llega a casa y me dice "nena, me han encargado un móvil" me froto los dedos... eso significa que por lo menos hay tres horas extra de clases para enseñarlos a usar el nuevo móvil con su guasa, su flamenca y sus delfins jajajajaajaja.
    Besos.

    ResponderEliminar

Estás aquí, has leído... así que comenta hombre ya!!