domingo, 23 de agosto de 2015

Por favor, basta de gafe

No me suele gustar el mes de agosto, mis padres se van, todo el mundo está de vacaciones y yo me quedo aquí como una pringada subiendo y bajando persianas y con demasiado tiempo libre para pensar. Por suerte está Ron, que está de lo más contento con las noches algo más frescas y con la idea de que vivo por y para él sin apenas distracciones.
Y bueno, todo eso no está tan mal si las cosas se mantienen más o menos en su sitio. El problema es que este año todo es un caos. Parece que me ha mirado un tuerto o he roto quince espejos, porque estoy de un gafe que da gusto. Y al principio eran cosillas tontas, como que se me rompió la correa de mi reloj favorito o me cagó un pájaro en la cabeza. Pero el tema ha ido subiendo de tono.Ya tengo hasta miedo de moverme, la verdad.
La cosa empezó con la luz trasera del coche. Que estaba oxidada y no sé qué y había que cambiarla. Por tratar de ahorrarme dos duros porque estoy tiesa, me compré el foco para cambiarlo yo. Problema: comprarlo barato no fue tarea fácil. Tuve que buscar en mil sitios y terminar yendo a Orcasitas unas veinte veces. Me perdí en Orcasur y mira que he trabajado en los barrios más chungos de Madrid, pero nunca he visto cosa igual. Era como una capítulo de callejeros en directo. Ese “paseo” hizo que el sitio de los repuestos estuviera cerrado porque llegué tarde y tuve que volver al día siguiente. Luego me habían traído sólo la mitad de mi pieza y tuve que volver de nuevo por tercer día consecutivo.
Mientras tanto, el disco duro externo donde tengo TODO se me dio un golpecillo y dejó de funcionar. Me dio un infartito y le tengo puestas velas a todos los santos y les rezo a los Siete para que al final pueda sacar la información porque si no, estoy jodida. Pero bien jodida.
A todo esto, no sé si como consecuencia de los soponcios o sólo por diversión, mis ovarios y mis hormonas se están haciendo fuertes en mi contra. Hace años me diagnosticaron una leve endometriosis, pero me temo que ya no sea tan leve. Esto ha provocado que en menos de tres semanas tenga varias hemorragias y en dos ocasiones el asunto se ponga feo y termine con el baño al estilo del ascensor del hotel de El Resplandor. Lo divertido es que como estoy sola, pues en lugar de irme a urgencias o algo, pues cojo estropajo y bayeta y me paso la siguiente hora limpiando sangre de mi estúpido baño de impolutos azulejos blancos. Creo que a estas alturas tengo destreza suficiente para matar a alguien y no dejar rastro. Yo sólo lo digo.
Lo más gracioso es que uno de los días, después de haberlo limpiado de arriba a abajo, me di un golpe con la repisa de cristal donde tengo mis potingues y dejando de lado el dolor y la pequeña brecha, se me cayó todo por ahí rodando y puse el lavabo, el espejo y la mampara de la ducha perdidos de sombra de ojos de diversos colores, cremas y demás cosas pringosas. Por supuesto, los soportes de la repisa están deformados porque son una mierda y no la puedo volver a colocar, así que ahora tengo mil trastos por ahí desperdigados y dos bonitos agujeros en la pared.
Y para colmo, no sé qué coño le ha pasado a la radio del coche que ha dejado de funcionar. No sé si es la radio en sí, un problema eléctrico o qué, pero de un día para otro, nada. Y claro, para mí un coche sin música no tiene ningún sentido. Mañana trataré de ir al taller o de prostituirme con un mecánico o de invocar a algún espíritu ancestral que repare cosas.

Mientras tanto, creo que hoy voy a quedarme muy quietecita. Hoy, mañana, pasado y hasta que la mala racha se vaya porque empiezo a estar hasta las narices. Y porque creo que me estoy resfriando. 

14 comentarios:

  1. Respuestas
    1. bah, el golpe no fue nada... o tenía tan cabreo que no me dolió apenas. Me lo curé un poco y ya está, no hay más, total, más tonta no me puedo quedar XD

      Eliminar
  2. Hola.- la verdad es que entiendo que estés deseando que termine el mes de agosto... te paso de todo y nada bueno. Espero que te mejores de tus problemas de salud que es lo realmente importante.... mucha suerte en que todo cambien para bien. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, a ver si se pasa la mala racha :)

      Eliminar
  3. Ay, guapa!!! Mejórate pronto, que todo lo demás tiene arreglo, ya lo verás (y si no lo tiene, son cosas materiales). Tú a cuidarte, que es lo importante.

    Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las cosas materiales cobran importancia cuando no tienes un duro para suplirlas, pero bueno, qué se le va a hacer. A ver si hay suerte, cruzaré los dedos. :)

      Eliminar
  4. Nena, lo de la endometriosis no lo dejes pasar, ve al gine. Yo tuve hace años, operación y toda la pesca, por lo que sé que es algo que hay que tratar. No lo dejes pasar.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me lo miran casi todos los años, me ponen la cabeza como un bombo y al final nada. Al parecer no está para operar y no se puede hacer nada, toda la solución que me dan es tomar hormonas y me sientan fatal... así que de momento ajo y agua, me temo. Un rollo patatero.

      Eliminar
  5. Nar estas a tope, pilla un montón de aquarius y cierrate en casa. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy que lo molo más de lo habitual ;)

      Eliminar
  6. jajajajjaja ays madre... el problema es que no puedes ni quedarte en casa...

    Los coches tienen una cosa que si los tocas, se desmontan solos...

    Es verdad que el enanito de dos metros es más bestia que un arao y lo quiere arreglar todo él (sin tener ni idea...) Lo digo por si te sirve... porque entre sus famosas cagadas estuvo la de cambiarle la batería al coche y que dejase de funcionar la radio o la de cortar el cable de la alarma (porque sonaba y oye... pa qué...) y que dejase de funcionar el aire acondicionado (en Sevilla en verano... un show)

    Así que... no rechaces la posibilidad de que el cambio de faro haya derivado en lo otro... jaja

    Para el resto de cosas no tengo ninguna explicación... mae mía...
    Vuelve a ir al gine para lo de la endometriosis, (o si no... ofrécete a los asesinos para eliminar rastros... a nosotros en medicina legal nos aconsejaron quemar la ropa con sangre... no lavarla... en el caso de que asesinásemos a alguien... así que siempre puedes ofrecer ese tipo de sabios consejos... Hay profesiones para todo hoy en día!!!! )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo también pensé que había sido y mi afán de manitas, pero no. Era un fusible que se había fundido de puro viejuno y de que le de la solana en verano, así que al menos, no es mi culpa, jejejeje
      Y de la ropa con sangre mejor no te hablo... es mejor quemarla, tirarla o lo que sea, lavarla es una pesadilla...

      Eliminar
  7. Jo, mucho ánimo!!!! Veo que ya te han dicho que vayas al gine, por el tema de la endometriosis, pero has comentado que no te dan soluciones. No sé, yo me asustaría muchísimo si sangrara tanto... Yo volvería al médico!
    Bueno, espero que sea una rachita chunga que todos tenemos alguna vez, y que se pasará pronto.
    Mucho ánimo, que agosto está a punto de terminar.
    Un beso enorme y de verdad, cuídate y si hay que ir al médico, se va. Muack!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bah, te asustas a la primera, a la segunda... Y piensas, pero de dónde sale tanta sangre si soy diminuta y peso 45 cochinos kilos?? pero después de años ya te inmunizas y como que da lo mismo. Creo que volveré una temporada al anillo o a los parches y luego ya veremos, igual con la mala racha se pasa también la oleada de sangrados :)

      Eliminar

Estás aquí, has leído... así que comenta hombre ya!!