lunes, 11 de marzo de 2013

el wasap es mal


Martes por la tarde-noche. Yo cocinando tranquilamente en casa hasta que se me cruza el cable. Foto a los hojaldritos rellenos y wasap al canto:

-         Ross, mira lo que estoy haciendo… ¿te apuntas?
-         ¿me invitas a cenar?
-         Claro.
-         Dame diez minutos y estoy en tu casa.

Luego pasó todo esto. Pero no estamos juntos.

Jueves después de comer. Yo echando la siesta con Ron abrazado a mí y sonriendo feliz. Me suena el móvil, wasap al canto.

-         Naar, estoy en casa ya… ¿te vienes y vemos una peli? Tengo patatas fritas J
-         Vale, voy en un rato, estoy ocupada, mira. (Foto de Ron dormido como un tronco en mi brazo izquierdo.)
-         Ok, te espero.

Al cabo de un rato, estaba en su casa, tapada con la manta en el sofá y recibiendo un estupendo masaje de pies mientras veíamos Snatch, cerdos y diamantes. Buenísima, por cierto. Nos echamos unas risas con la peli. Charlamos un rato. Peleamos un poco en el sofá riéndonos a carcajadas. Le rasqué la espalda. Me llevó a la cama en brazos, me dio un masaje en la espalda y… esas cosas.  Me enseñó vídeos en Internet, volvimos a reírnos. Tenía en favoritos y recientes el de nuestra canción. Me miró de reojo, pero hice como que no me enteraba. Me fui a casa tras convencerle de que no me acompañe.  Tuve que repetirle diez veces que vivo a 200 metros y que no fastidie. Se empeñó en que le mandara al menos un wasap cuando llegara a casa. Lo peor es que lo hice.
Pero no estamos juntos.

Sábado. Estaba por la noche aburrida en casa dudando si ver el debate mierdoso de telecirco o si ponerme alguna película deprimente para hincharme a llorar cuando un pitido me desconcierta, wasap al canto.

-         Nena, si estás en casa pon el canal Xplora.
-         Voy.
-         Hay un programa de un tío buenorro que busca fenómenos paranormales. Mola. J
-         ¡Ah, sí, lo conozco! ¡¡Es genial!!
-         ¿Y por qué estás en casa?
-         Me puse malita anoche y no he querido salir.
-         Yo estoy en casa de mis padres cuidando a la gorda (su gata maléfica), pero si quieres voy.
-         No, estoy bien.
-         ¿seguro?
-         Sí.
-         ¿has comido?
-         Sí.
-         ¿Y has cenado?
-         Que sí…
-         Bueno… ¿Voy?
-         Que no, pesado.

Dos horas más chateando sobre el programa. Riéndonos de todo lo que iba pasando. Haciendo coñas de esas que sólo nos hacen gracia  a nosotros. Viendo la tele juntos aunque en casas distintas. Contándonos cosas durante la publicidad. Hablando del Seis Naciones. Haciéndonos una extraña compañía.
Pero no estamos juntos. 

Domingo. A eso de las seis y algo de la tarde me empecé a aburrir estrepitosamente. Así que mandé un wasap al Ross preguntándole cómo iba el seis naciones, que Inglaterra juega con Italia y ya verás tú qué paliza. El Ross me contestó al rato que se iba para casa y que si me animaba a ver una peli con él. Le dije que sí, claro. Así que me dijo que tardaría como media hora en llegar y que me daría un toque cuando llegara a su casa. Yo me duché y me estaba empezando a vestir, cuando me sonó el telefonillo. El Ross, que venía con tres pintas de guinness en el cuerpo más contento que unas maracas. Así que me abrazó, me besuqueó, me dijo un par de chorradas y nos fuimos a su casa riéndonos por la calle, paseando de la mano y charlando de rugby. Pero no estamos juntos.
En su casa, tarde de domingo. Vimos Los Juegos del hambre, que no está mal a pesar de que a mí los rollos futuristas me tocan un poco la moral. Comimos palomitas, seguimos bromeando. Me dio un masaje, le rasqué los tobillos. Nos reímos y hasta hablamos un rato en serio. Nos abrazamos bajo la manta. Pero no estamos juntos.

Cuando llegué a casa el domingo por la noche estaba un poco triste sin saber muy bien por qué. Quizás porque no estamos juntos. O quizás porque parece que sí. Y entonces me di cuenta. Hay un denominador común en toda esta historia. Hay algo raro en todo esto ¿no os habéis dado cuenta? ¿no veis lo que falla? ¡¡El maldito wasap!! Es eso. Sin duda. El wasap es el mal. Así que me voy a pensar mucho si pagar los 89 céntimos. Maldito wasap del demonio… ¡la culpa de todo es suya!

13 comentarios:

  1. jajjajajjjajjja... desde luego, clarisimo.. la culpa del wasap... sí sí... no de las pelis, ni de los gatos, ni de las tardes de domingo aburridas.. jajajjaja... desde luego.. claro claro..
    andaaaaaaaaaaaa... disfruta de los masajes nenuskis!! y paga los 89 centimos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! que yo sin el desarrollo de la serie Ross no me quedo maja...
    un besico!

    ResponderEliminar
  2. Qué manía de decir que no estáis juntos cuando lo estáis. Pero si eso os vale... Yo no digo ná. Biquiños!

    ResponderEliminar
  3. Sí, sí... La culpa de todo la tiene el wassap. No lo había dudado ni por un momento. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. El whatsapp NO tiene la culpa, Naar. Desengañate. Sois vosotros dos. Déjate de chorradas, chica: si estás bien ahora, disfrútalo. Y no culpes a la informática!! xD

    ResponderEliminar
  5. Aunque no hubiese wassap, telefono ni nada ya encontraríais la manera de comunicaros... ya os veo ahí usando señales de humo, 1 fumata blanca gana Gales, 2 Inglaterra jaja
    Besos tomatiles

    ResponderEliminar
  6. Bueno, la verdad es que a mí personalmente me da un poco igual que "estéis juntos o no". Lo que importa es la complicidad y las risas, los besos y los abrazos y que te sientas tan bien cuando estás con él.

    De todas formas, con el tiempo, si tiene que llegar ya llegará el "estamos juntos".

    Me alegra leer que te cuidan :)

    ResponderEliminar
  7. Mientras seas consciente de que no estáis juntos, disfruta todo lo que puedas de esos momentos sin esperar nada más. Son los mejores.

    Bss

    ResponderEliminar
  8. Las etiquetas sólo traen complicaciones (menos las que indican cómo lavar los jerseys y que no te encojan, :P).

    Así que mientras "no estar" con él te haga muy feliz y no te de dolores de cabeza, a disfrutar!

    ResponderEliminar
  9. Pues si eso no es estar juntos, que baje dios y lo vea jajajaja

    Que si hija, que la culpa es del whatsapp. O del Ross, quién sabe. Besitos :)

    ResponderEliminar
  10. Jeje pues para no estar juntos frunjis,os mandais whasaps a todas horas,veis la tele, mirais películas juntos...Es alguna moda nueva que se me escapa por ser más vieja que tu?. ;) besicos guapa y disfruta lo que puedas,que eso te llevas!

    ResponderEliminar

Estás aquí, has leído... así que comenta hombre ya!!