martes, 18 de marzo de 2014

Espíritu de trapero

En primavera me suele dar el ansia limpiadora y ordenadora que no tengo el resto del año. Debe ser algún instinto primario como el síndrome del nido que sufren las futuras madres tratando de tener todo preparado para la llegada del retoño. Pues yo, por algún gen ancestral tengo el ansia de acicalar mi cueva para la llegada del buen tiempo y las visitas de otros cromañones.
El caso es que este año me ha dado fuerte y como encima ayer me enfadé por una chorrada que no viene al caso, hoy me he sentido con unas ansias irrefrenables de ordenarlo todo. Incluso cosas que llevaban amontonadas sin orden ni concierto desde que me mudé a esta casa hace ya cuatro años.
Para colmo ayer me fui de ikeismos y me compré unas cuantas cajas de almacenaje. Por desgracia no fueron suficientes y esta tarde tengo que volver. (¡¡¡¡cajas, cajas, necesito muchas cajaaaaaas!!!!)
Así que esta mañana me he encaramado a la escalera con mis ímpetus ordenadores y he sacado todo lo que tenía en el maletero del armario empotrado de abajo. Y sabía que había mierda ahí, porque lo sabía. Yo tengo mucho espíritu de trapero. Por eso dentro de unos años me haré con un carrito de supermercado y me dedicaré a recoger tesoros porquerías de la basura. Pero es que había aún más trastos de los que pensaba. A parte de una buena colección de pantalones sumamente acampanados, había cosas curiosas, como el discman que apenas llegué a usar, el walkman con una cinta de varios grabada de la radio dentro y el gameboy que me regalaron en el 96. Todo tesoros, oye.
También tenía como una tonelada de bolsas de plástico y de papel, una cantidad ingente de cosas que ni recordaba tener, recuerdos de viajes y cosas que me debato entre guardar por la mierda del recuerdo afectivo que tienen o tirarlas a la puta basura por la misma razón. Y eso sin contar con los bolsos que ya no uso y dentro contenían una kilo y medio de caramelos derretidos y pegajosos, unos cincuenta ibuprofenos caducados, docena y media de gomas y pinzas de pelo y veinte cajitas de vaselina de labios que huelen a rancio. Más tesoros.
Estoy convencida de que mis antecesores fueron los de Atapuerca, con la cueva más llena de piedras, palos, huesos y pintarrajeada por todas partes.


17 comentarios:

  1. ¿Por qué acumulamos bolsas? No lo entiendo. En la última limpieza de mi habitación tiré a la basura dos bolsas grandes llenas de muchas bolsas. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. creo que la gente que no acumula bolsas no es de fiar... piensa en ello ;)

      Eliminar
  2. Pues yo tengo un trastero que casi me sale mejor prenderle fuego que pensar en qué tiro y qué guardo.
    La Gameboy igual puedes venderla por internet o por ahí, algún friki igual busca una para rememorar Tetris pasados ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no tengo trastero... por suerte. Si lo tuviera mi diógenes estaría ya en marcha.
      Y sí, voy a mirar si me merece la pena venderla o esperar más años a que sea aún más reliquia :)

      Eliminar
  3. jajajjaaj.. a mí me pasa lo mismo con el trasteero! pero bueno, por ahora la bici consigo que salga y entre, que es lo que me improta.. ajjajajja.. yo tenía historietas con la ropa, que si por si acaso.. que si me hare un bolso. al final al contenedor de reciclaje de ropa.
    y ves, lo que si que me da pena son los libros del cole y los libros en general vaya.. bueno, aunque hace poco pensé que vale, me los podía comprar, pero que luego los regalaba a la persona que considerase más oportuna de recibirlo..
    pero vamos. que por ahora, ni enfadada.. ordeno... qué pereza!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los contenedores de reciclaje de ropa son un timo, la gente se lucra con lo que tú tiras. Yo o la llevo a sitios que realmente sé que la reutilizan o la donan o la tiro a la basura si está muy mal. O la guardo, claro. Los libros del cole los guarda mi madre y los de texto no me dan pena, no sirven para nada ya, pero los otros es pecado tirarlos, hombre!!

      Eliminar
    2. Aquí han puesto unos contenedores que los lleva una entidad social, y que repercute en gente con pocos recursos... sino sí que es un timo como bien dices... y los libros regalarlos o guardarlos.. tirarlos never!! Gudnai!!

      Eliminar
  4. ordenar la casa, una dificil tarea para muchos!

    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ordenar no es difícil... es un coñazo!! :)

      Eliminar
  5. ¡Yo también tengo un walkman con varias cintas grabadas de la radio! Pero ignoro del completo por donde andará y no pondré ahora la casa patas arriba, para escuchar una música que por descontado estará más caduca que los pantalones acampanados.
    No te tomes a mal lo que voy a decirte, pero una vecina mía empezó guardando bolsas de basura y terminó con un síndrome de Diógenes, dejando un aroma en el hueco de la escalera que nada tenía que envidiar a los moradores de Atapuerca.
    Que no va ser tu caso, pues por lo poco que he visto en tu blog, tienes la cabeza muy bien amueblada. ¡Aunque sea de IKEA!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ni sabía que mi walkman estaba ahí, obviamente no lo echo de menos, jejeje
      Y no me lo tomo a mal, yo terminaré con diógenes, desgreñada como en la foto de avatar y recogiendo gatos. Y como mis vecinos son imbéciles no me da ninguna pena de ellos.
      Ah, y Viva el Ikea!! :))))

      Eliminar
  6. Hey, no tiréis las bolsas que son muy útiles para... todo, vamos. Siempre hace falta una bolsa cuando no la tienes. Para la basura, por ejemplo.

    Yo también tengo superhábit de bolsas. ¿Queréis?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, en serio, he sacado como doscientas bolsas. Y no exagero. De las de tiendas de ropa de papel, de plástico, grandes, pequeñas, de regalo, de navidad... Y las he cogido, doblado y vuelto a guardar. ¿para qué? Pues no lo sé. Pero ahí siguen. Y creo que aunque alguien quisiera no se las daría. Son mis bolsas!!!

      Eliminar
  7. Pfff yo soy otra guardamierdas, este finde pasado fuimos a la casa de mi abuela y mierda que veía mierda que me quedaba, tipo una lata antigua, un almanaque de 1970 o cosas así... Menos mal que de higos a brevas tengo el día "atomarporculo" y cojo una bolsa gigante de basura y empiezo a tirar todo xD
    Oye oye lo de los cromañones no irà por nosotraa no? Que usamos cubiertos y todo para comer! No como los chinos que aún usan palos jajaja
    Besos!
    Tomate

    ResponderEliminar
  8. Aquí otra que acumula bolsas. ¿Será un trastorno? Jajaja. Por lo general no soy de acumular demasiado pero seguro que cuando haga la limpieza de primavera (que a mí también me da por ahí) encuentro una cuántas cosas que ni sabré por qué guardo... Un besote!!!

    ResponderEliminar
  9. Vente para mi casa, que yo también tengo ganas de hacer limpieza de primavera pero con los peques no encuentro el momento ;)

    ResponderEliminar
  10. La última vez que ordené mi armario, regalé cuatro bolsas reutilizables del Metadona de ropa. Sólo digo eso.

    ResponderEliminar

Estás aquí, has leído... así que comenta hombre ya!!