miércoles, 17 de mayo de 2017

Pfffffff... qué pereza

Hace poco comenté que el mayor de mis pecados era la pereza. Y me he dado cuenta de que lo estoy llevando a un nivel muy elevado. Me dan pereza cosas absurdas. Por ejemplo, me termino una serie y tengo varias por empezar, pero me da pereza. Porque no conozco a los personajes, no sé de qué va la vaina y pffff... qué pereza. Así que vuelvo a ver las de siempre, que me sé los guiones de memoria.
También he descubierto un grado plus de pereza: la gente. La gente me da pereza. Juntarse en grupo con gente que no conozco, pfffff... Juntarse con mis amigos de siempre para hablar de niños, pfffff... Juntarse con gente inteligente para hablar de temas serios, pfffff... Juntarse con gente simple para hablar de idioteces, pfffff...
Empiezo a pesar que el momento de hacerme ermitaña, tener mi propio huerto y vivir sin más compañía que los gatos está acercándose peligrosamente. Tengo que terminar de convencer a Pimiento y Tomate de que la edad del bambo ha llegado YA.

El otro día, por ejemplo. Quedé con una amiga a la que llamaremos... Lua. Sí, eso. Lua ya me da un poco de pereza de por sí. Y no es por nada, de verdad que la quiero mucho. Pero últimamente le ha dado por unos rollos que no van conmigo, así que la pereza me ataca fuerte cuando quiere que quedemos. Pero bueno, repito que la quiero mucho, así que me obligo a mí misma a salir y verla. Y entonces, entre otras múltiples pamplinas que no vienen al caso, Lua me cuenta que se ha dado de alta en toda clase de páginas de esas para buscar “pareja” y que se está hartando a frungir. Y bueno, de entrada no me parece el mejor de los planes. Más que nada porque si me voy a dedicar a follar por follar con desconocidos, casi prefiero hacerlo cobrando, que la cosa está muy mal y tengo dos bocas gatunas que alimentar. Y segundo porque de nuevo, pffffff... la pereza a máximo nivel.
Y diréis, qué le ha pasado a esta mujer, que de repente se nos ha vuelto tan puritana. Nada más lejos. Yo he sido un poco golfa. Y no me arrepiento ni pizca. He pasado mis rachas de “vida alegre”, de amoríos, de dejarme querer, de saber que gustaba, de no pensar en el mañana. Dentro de mí aún late a veces aquel halo de misterio y de erotismo con el que sabía jugar tan bien. Aún sé mirar de reojo y notar cómo me crecen los colmillos. Pero nunca me dediqué a zumbarme a desconocidos sacados de cualquier página de mierda sin poner filtro alguno, sin buscar nada más que el pumba-pumba. Nunca me dediqué al sexo vacío de juego y de complicidad. No, porque no me aporta nada. A mí, ojo. Que por mí cada uno puede hacer lo que le venga en gana. Sólo que yo, repito que para hacerlo de ese modo frío y mecánico, prefiero cobrar una pasta gansa.
En todo caso, lo que me daba la pereza de las perezas eran las cosas que me contaba Lua, el tipo de personajes que hay en esas redes. Que habrá gente maja, gente que quiera buscar algo un poco más especial o un poco más personal o lo que sea. Que supongo que los habrá que busquen pareja de verdad. Y conste que a mí conocer gente por internet me parece genial. Una gran parte de los mejores amigos que tengo ahora los he conocido por el blog. Incluso tuve una relación maravillosa con Niño Chico, al que también conocí por aquí y al que sigo queriendo hasta la médula. Pero el rollito que se trae Lua es más tipo poner foto y pedir rollo al que sea, y si acepta, hala, barra libre de frungimiento.
Y claro, como para el punchimpún da lo mismo uno que otro y no los conoces antes ni un poco, se da el caso de ir a cepillarte a uno y descubrir toda clase de cosas desagradables. Que igual en la foto de perfil parece medio normal y luego lleva tatuada la cara de su hijo en el pecho a tamaño natural. O el escudo de su equipo de fútbol. O aún tiene el nombre de la exmujer (vamos a creernos lo de ex) en letras góticas. Y aún quitando ese tipo de regalitos, porque luego es que yo me pongo muy exquisita, están los tipos con un coche enorme y un pene diminuto. Los que te venden o intentan venderte toda clase de motos que no quieres comprar. Los que te mandan fotos de su rabo a los dos minutos de conversación. Y el típico que se ha creído lo de las 50 sombras de Grey y no llega a ser Torrente. Y a parte del pffff, puaj.
Además, para colmo de mis males y de mi bajada de líbido, me dio por pensar que ni uno de esos era capaz de escribir en condiciones. Le pregunté a Lua y me lo confirmó. Ella, que tampoco es una erudita admite que “patinan bastante”. O sea, gente que no distingue “a ver” de verbo “haber”. Y yo, lo siento mucho, pero soy una talibán de la ortografía. A mí me escribes “ola wapa” y ya se me ha cerrado el chichi como una lapa contra la roca. Es que no puedo, no lo soporto. Hoy en día, con tantas posibilidades a tu alcance, tantos libros, tantas cosas que leer, si no sabes escribir es porque no te da la puta gana. Porque pasas de todo, porque no prestas atención, porque eres de los que crees que eso son chorradas. Y esa gente no me interesa. Esa gente me da más que pereza.

Así que me da por pensar. De momento no creo que nunca más vuelva a buscar pareja (aunque por cierto, buscar, lo que se dice buscar, no la he buscado nunca, pero eso es otro tema). Y no porque me vaya bien en el tema precisamente, pero aún así lo tengo bastante claro. Y cuando veo estas cosas, más aún. Porque ya me da bastante pereza conocer a alguien y tener que pasar las primeras fases, como para encima tener que descartar al 90% de la población bien sea por tatuajes que me traumatizan, bien sea porque creen que ortografía es escribir con el orto. Que igual son manías mías, que me estoy haciendo más rara por momentos, pero madre mía qué pereza. Qué pereza más grande.  

13 comentarios:

  1. Ola wapa. Haber, ¿te gusta mi tatuaje?
    Jejejeje, te entiendo en todo, y aunque suene ridículo especialmente en lo de las series. Tengo poco tiempo últimamente, pero cuando veo algo, ya sea serie o peli, tiendo a repetir, hay que ser vaga, jajajaja.
    Y lo de la ortografía...mi madre se pone mala porque ella siempre tiene interés por aprender y mejorar a pesar de venir de una época donde la máxima aspiración era casarse y tener hijos, y no entiendo que gente joven con todos los medios a su alcance vivan en la ignorancia. En la tele algunas chicas jovencísimas dicen Asín...
    Besos y ya nos contarás en qué quedan los líos de Lúa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis abuelos son igual, sobre todo mi yaya que quiso estudiar y no pudo, lee todo lo que puede, le gusta escribir, le gusta estudiar historia. Y la pobre a veces me enseña las cosas que escribe para que le corrija las faltas... y apenas tiene. Así que es un tema por el que no paso.

      Eliminar
  2. Pues mira necesitaba reír a gusto y lo he hecho gracias a tu post. A mí también me da pereza la gente. Cada vez más. Y oye, no sabía que tu situación sentimental hubiera cambiado, entiendo que sí. Pues solo espero que haya sido para bien. Y por cierto yo tampoco creo que si rompiera volviera a buscar nada. Eso sí que me da pereza sólo pensarlo.
    Mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de hacerte reír!
      Mi situación es como el estado de facebook, "es complicado". Igual algún día me da el aire y lo cuento, tampoco es nada del otro mundo. ;)

      Eliminar
  3. Yo a veces me siento una marciana porque ese tipo de historias como en las que se ha envuelto tu amiga nunca han ido conmigo. Probé una vez y conocí a una persona que estuvo bastante tiempo en mi vida pero también me hizo mucho daño. Ahora creo que lo que tenga que venir vendrá, la ortografía me puede muy mucho.

    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conmigo tampoco van, pero oye, allá cada uno, hay tantas cosas que no van conmigo y para la gente son "normales" que ya no sé XD

      Eliminar
  4. están los que no saben escribir y en el otro extremo los que escriben unas parrafadas eruditas sobre política o sobre cualquier tema. a mí me cae bien la gente sencilla y campechana, que no va de nada y no trata de demostrar nada.
    las redes tipo meetic y similares me dan muy mal rollo. no me metería allí ni loco.
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es que yo pretenda que la gente escriba ensayos profundos sobre teorías cósmicas, sólo pido que diferencien "a ver" de "haber". Y que tengan un mínimo de sentido cuando escriben. No es cuestión de sencillez ni de dárselas de algo, es cosa de saber escribir lo mínimo.
      A mí esos sitios también me dan mal rollito, y francamente, después de lo que voy viendo, de lo que me van contando y tal... cada vez más. Un horror todo.

      Eliminar
  5. Totalmente de acuerdo contigo en todo.
    Tengo claro que si mi relación terminara me quedaba solita tan agusto. Primero porque esto de ligar vía aplicación con el objetivo de follar me parece lo peor. Para mí, ojo, el resto que haga lo que quiera.
    Pero además, a veces miro a los hombres de mi entorno y me planteo si no estuviera felizmente casada si me iría con alguno, y la respuesta siempre es no. A mi sólo me gustan en las pelis o en mi imaginación. Pero en la vida real todos tirnen pegas.
    Y conste que yo tampoco he sido una puritana, no va por ahí la cosa. Simplemente es una mezcla de pffff pereza y arggg asquete.
    Dicho esto: te entiendo, pero también deseo que encuentres uno de los que ni pffff ni argggg. Y que no sea en una aplicación para ligar, sino viviendo la vida.

    Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el problema es que todos los hombres tienen pegas... todos!! jajaja. No, en serio, no necesito buscar ni encontrar, aún estoy en una relación complicada con el Ross (o algo así), pero desde luego me dan pereza el 99% de los hombres, incluído él. Igual ese es el problema, no lo sé.
      Por cierto, me has dado una idea para un post!! ;)

      Eliminar
    2. Qué alegría darte una idea para escribir!.

      Al leerte deduje precipitadamente, que lo del Ross se había terminado. No quise comentar por discreción, pero ahora que lo dices, me alegro de que sigáis, aunque sea de forma complicada. A mi el Ross me mola para ti (dentro de lo poquísimo que conozco del tema, obviamente).

      Besos

      Eliminar
  6. Yo una vez le dije al churri que, si no lo dejaba, era por pereza. Jajajaja. No es que tenga planeado dejarlo pero, en caso de que por lo que fuera rompiésemos, sólo de imaginarme tener que andar conociendo a otro, aguantando citas, mensajitos y demás chorradas (aunque sólo sea para frungir), prefiero quedarme solita con los gatos.

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que conocer a alguien es un coñazo. La gente dice que el principio de las relaciones es lo más bonito y NO, es el horror. Así que va una y se conforma con lo que tiene por tal de no volver a salir a buscar, jajajaja
      Dicho esto, dale un besete al churri, que es muy majete XDDDD

      Eliminar

Estás aquí, has leído... así que comenta hombre ya!!