lunes, 2 de abril de 2018

el semi sueño semi cumplido


He pasado la Semana Santa haciendo el vago. Lo necesitaba, las semanas anteriores fueron bastante chungas en el trabajo y estaba cansada. Así que he visto un montón de series, he leído mucho, he escrito bastante y he dormido siestas largas abrazada a los gatos. Ha sido una gran semana.
También quedé una tarde con Chema y con Álter, nos pelamos de frío pero nos reímos mucho y aprendí lo que son los límites matemáticos, que hay gente que tiene el pelo peludo y que la canción de la numeración del Puma es una plaga.
Al día siguiente me quedé en casa atrincherada porque me dolían los ovarios y tenía aún dos capítulos de la tercera temporada de Outlander, que sin ser como la primera, me ha gustado mucho. Ahora me siento sola y vacía sin mi pelirrojo y voy a tener que ver las escenas porno en bucle hasta que salga la cuarta temporada. Ya por la noche estaba aquí tirada en pijama y despeinada cuando me llamó mi amigo Poli. Que qué tal, que blablá. Que quería cenar gratis, vaya. Se vino y se acopló en mi sofá y se tapó con mi manta. No sé qué tiene este sofá baratero de ikea que todo el que viene se hace una especie de nido en una esquina y se queda atrapado. Luego nos contamos cosas, nos reímos muchísimo y hablamos de millenials y de heces restregadas en la pared. No preguntéis.
Y entonces, entre risas y conversaciones, pasó lo que tenía que pasar. Ocurrió, no vamos a negarlo. Era algo que tenía que llegar tarde o temprano.


ME HIZO UN DIRTY DANCING.

Empezó a pedirme leer un poco de mi no-novela. Le dije que no y a pesar de sus técnicas policiales de mierda, le dije que si hacíamos el dirty dancing me lo pensaba. Francamente, pensé que no podía hacerlo. A ver, que sí, que está más o menos fuerte y yo peso poco. Pero. El caso es que aceptó, muy decidido como es él. “Claro que sí, dirty dancing, venga, vamos.” Y yo le miraba y valoraba la escena. El tipo medirá algo más de 1,70. Si estira los brazos por encima de la cabeza nos ponemos a una altura de más de dos metros. Si a eso le añadimos que soy más torpe que un pato, vamos mal. Si también contamos con que estaba con la regla y eso hace que esté menos fuerte, menos flexible y considerablemente hinchada, vamos peor. Y si terminamos de rematarlo con mi capacidad para la risa floja y absurda, pues ya vamos fatal. Así que pensamos en hacerlo con él de rodillas. Se pondría de rodillas delante de mi cama, yo saltaría, él me cogería y en el peor de los casos, caería de cabeza en la cama. Los daños parecían mínimos para la posibilidad de cumplir el sueño de mi puta vida y hacer un dirty dancing. O algo remotamente parecido.
Así que al final me decidí a intentarlo. Las primeras veces conseguí patalear un poco en el aire y descojonarme de la risa mientras iba de cabeza a la cama. Pero poco a poco pulimos la técnica. Y sí está fuerte el Poli, sí. Que el tío me levanta y me aguanta ahí arriba como un jabato. Al final, cuando estaba a punto de asumir mi derrota, mi fracaso, mi incapacidad para cumplir mi sueño, lo conseguí. Me quedé en el aire, estiré bien las piernas, hice fuerza con el abdomen a pesar de lo mucho que me dolía el puñetero útero y abrí los brazos. Qué maravilla. Algún día moriré y después de de mi temporada en el purgatorio, iré al cielo y buscaré a Patrick Swayze y le pediré un bailecito con momento volandero incluido. Obviamente para entonces yo bailaré bien, porque es lo que tiene el cielo, que tienes todas las cosas guays que deseabas en vida y sonará Hungry Eyes y el bueno de Patrick llevará su camiseta negra ceñida y estará tan guapo como en esa peli. Y bailará conmigo y me levantará por los aires. Y todos aplaudirán. Y seré la reina del baile en vez de la torpe de la esquina por una vez. Y entonces vendrá mi pelirrojo y me cogerá de los brazos de Patrick y me llevará a una ladera escocesa cabalgando los dos juntos tapados con su tartán y luego junto al fuego...
Vale, creo que he visto muchas veces las escenas erótico-festivas en los últimos días.

El caso, que he conseguido algo remotamente parecido a un sueño que tenía yo ahí enquistado. No es el hombre de mis sueños el que me levantaba, no tengo cojones para hacerlo de pie e iba con un pijama en lugar de llevar un vaporoso vestido. Pero bueno, yo soy así, muy de low cost.
Y por cierto, por si también es vuestro sueño os informo: si estás un rato ensayando, al final te quedan cardenales en las caderas. Que en las películas estas cosas no te las cuentan.

P.D: le dejé leer tres páginas de la no-novela.

11 comentarios:

  1. hace muchos años que vi 'dirty dancing' por última vez (la tengo en dvd por ahí), y he tenido que buscar en youtube "dirty dancing flying scene" para acordarme. :D esa escena con pocos recursos seguro que queda más auténtica que en la peli. ;)

    por cierto, aunque no tenga mucho que ver con esta entrada, tendrías que contar un día en el blog lo que nos contaste de las dos bandas en tu clase del cole. a mí es que esas historias juveniles me molan mucho!!
    besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. creo que historias de mi cole hay por ahí alguna... de todas formas tomo nota ;)

      Eliminar
  2. Felicidades!!! Jajajaja. Yo antes sabía hacerlo. Digo "antes" porque a mis 40 tacos ya no sé si no me esmoñaría. Jajajaja. Los semi-sueños están para semi-cumplirlos. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que lo harías mejor que yo seguro! XD

      Eliminar
  3. Diosssss!!, felicidades poli!!, qué crack tío, lo has conseguido.
    Y tu, Naar, recuerda que el poli y yo vamos en pack.

    Me he reído muchísimo leyéndote. Aparte de lo que evidentemente relatas con gracia, el detalle del purgatorio asumido como paso previo al cielo, me ha matao.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el purgatorio es un paso previo para todo el mundo porque nadie es perfecto... mejor asumirlo desde ahora! XD

      Eliminar
  4. A ver por partes, lo primero, esa es la fantasía yo creo de todas las que hemos visto esa peli, pero claro....la realidad es la realidad. A ti al menos te cogen, conmigo no podrían eso para empezar. Tú dices que eres torpe, pero eso amiga es porque no me conoces a mí, tú busca torpona, pato mareado o directamente torpe de cojones en el diccionario o incluso en el wikipedia y sale mi foto, así tal cual. Es que aunque consiguiera perder los más de diez kilos que me sobran, y encontrara al valiente y menos torpe que mi adorado marido (le adoro pero es algo torpe, no a mi altura, pero lo suficiente para estamparme), ya te digo yo que el resultado sería mi cuerpo o en caja de pino o en urna o donado a la ciencia, y coño acabo de estrenar los 40 y espero durar bastante más.
    Por otro lado, deja de ver tanto porno que se empieza así, y se acaba en mi consulta y no, mejor cómprate un consolador con marchas si no lo tienes ya, que me he enterado que los hay con marchas, yo no lo sabía. Quizá me pille uno yo para cuando estoy sola en casa en un rato tonto, pero por investigar y eso.
    Y como verás ando desvariando...tenemos que hacer una quedada cuando vaya a Madrid que creo que nos vamos a reír, ah y que quiero leer tu novelaaaaaaaa (te convenceré con vino algún día)
    Besotessss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando vengas a Madrid somos la primera parada!!
      Lo del consolador... bah. Tuve uno y me gustan nada. Casi prefiero terminar en tu consulta si desvarío demasiado, jajaja

      Eliminar
  5. jajaja, no he podido parar de reír!
    Estaba leyendo todo tu post y pensando: ale, pero se habrá salido el muchacho con la suya o que....
    3 paginas no se si son mucho premio por tan arduo esfuerzo, pero vamos, también hay que contar que la de los moratones eras tú, si hubiera sido al revés.... jajajaja.
    Alguna vez Alejandro ha intentado levantarme haciendo algo parecido, pero no me vuelvo a dejar en la vida, te aprieta de una manera que creo que me deja todas las huellas dactilares tatuadas en el cuerpo, al igual que cuando supuestamente te hace cosquillas, así que yo me quedaré con las ganas de saltarle a nadie nunca. jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 3 páginas son más que de sobra!! Y yo terminé con cardenales porque me tenía que sujetar, pero a veces los tíos son muy brutos aunque sea sin querer...

      Eliminar
  6. Hace poco encontré tu blog y me has enganchado y ayer viendo la tele a las siete de la tarde en una tarde de mierda con tanta lluvia y tanto frío me encontré con dirty dancing no se ni como se escribe y me acorde de ti y de tus intentos del salto.

    ResponderEliminar

Estás aquí, has leído... así que comenta hombre ya!!