domingo, 27 de abril de 2014

El síndrome del "ya que"

Hooooolaaaa… he vueltoooo… ¿Hola? Eco, ecoooo… Bueno, da igual, seguiré hablando sola.
El caso es que estoy viva. Sí, esta ausencia de dos semanas no se debe a que haya estado muerta. Ni de parranda tampoco, francamente. Sólo es que he sufrido un grave ataque del síndrome del “ya que”. Y aún no me he recuperado del todo, advierto.
El caso es que como os dije, vino el Niño Chico de Sevilla para pasar aquí la semana santa. Y no termino de entenderlo, porque con esas tallas, esas procesiones y esas cosas maravillosas que tiene Sevilla, venirse a Madrid debe ser pecado. En Semana Santa y el resto del año, la verdad. Pero bueno, él sabrá. Y ya que estaba aquí, le pedí que me ayudara a llevar unos enormes botes de pintura que mi madre había comprado para remozar un poco la fachada del despacho.
Por si no lo sabéis, la pintura pesa un huevo.
Y ya que mi madre se puso a pintar, me dio la idea de que mi casa estaba hecha polvo. La pinté cuando la compré hace cinco años, pero claro, desde entonces ha sufrido dos mudanzas, las averías que hacía mi ex el desequilibrado, las trastadas de Ron, mis propias averías, una humedad y unos cuantos etcéteras más. Así que me pareció buena idea pintar yo también. Y ya que lo hacía, pues cambiaba el color del salón, que estaba ya hasta el potorro del azul.
Y ya que pintaba, pues decidí arreglar el suelo del salón, que con una humedad que tuve se levantaron un montón de tablas del parquet de la puerta del baño.
Y ya que arreglaba el suelo y pintaba, pues quitaba todos los cuadros y las estanterías y las cosas colgadas y tapaba bien los agujeros.
Y ya que estaba, pues movía todos los muebles y los fregaba bien por detrás por si había arañas asesinas atrincheradas detrás.
Y ya que movía los muebles, pues algunos los cambiaba de sitio.
Y ya que los movía, pues lijaba los sillones del ikea y los barnizaba.
Y ya que tenía una lijadora, pues le daba una pasadita a la puerta del cuadro de luces y la pintaba de nuevo.
Y ya que estaba montando ese follón, pues le daba una manita también de pintura al techo.
Y ya que estaba, pues me podía haber tirado por la ventana, oyes.

El tema es que no sé cómo, convencí al Niño Chico para que se quedara una semana más y me ayudara con mi despropósito idea de arreglar la casa. El pobre. Mira que es cándido.

Total, que como soy bastante pobre, pero bastante temeraria, me compré una sierra eléctrica, una lijadora (8 euros cada cosa), un par de botes de pintura y unos rodillos. Y hala, a lo loco. Me puse a cortar tablillas de parquet y puse un parche donde antes había un agujero negro. Las lijé y las barnicé. Quité todos los cuadros, las estanterías y los muebles. Tapé con aguaplás los agujeros. El Niño Chico puso cinta de carrocero por todas partes. Pintamos y limpiamos.
Y ahora mi salón es verde, mis muebles están limpios y mi suelo tiene parches pero no baches, lo que es un pequeño matiz que marca la diferencia.


En fin, que sigo cansada, dolorida, tengo cardenales por todas partes y el pobre Niño ha salido huyendo y no sé si querrá volver alguna vez, pero ha merecido la pena. Ya que estábamos, había que hacerlo… ¿No?

24 comentarios:

  1. Madredelamorhermoso, me he cansado yo leyendo todo lo que hicísteis... Pero admirada me quedo de la resolución con la que lo habéis hecho, no como yo que estoy tres meses pensándolo antes.
    Oye, YA QUE escribías podías poner una fotico, que me ha quedado curiosidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues un poco cansado sí que ha sido, la verdad. Hubo una noche que no podía ni ponerme de pie para ir al baño a hacer pis... Historia verídica :( Pero ha quedado muy mono, cuando termine de mis yaques te mando foto, prometido :)

      Eliminar
  2. Has aprovechado bien las vacaciones!!
    En casa hablamos de los "poyaque", que viene a ser la versión reducida de "Pues ya que..." ¡Qué peligrosos que son!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son síndromes peligrosos estos del yaque y poyaque, maja. Que sabes cuando empiezas pero desde luego no cuando acabas!

      Eliminar
  3. Vaya vacaciones tuvo el niño chico...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre... Igual no quiere volver... y con razón!

      Eliminar
  4. jajajajajajajajaj.. tú también estás de renovaciones!!!!!!!!!!!!!!!! nooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!!!!!!!!!!!!!!!


    pero bueno, ya que te has puesto, olé tú! y tus habilidades, y tus amigos.. jajajjaja.. para rato pillo yo a alguien para que me ayude a hacer todo eso!! vamos!! es que ni con sobornos!!

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja. Mucha gente adolece de eso... No te sientas mal. Sinceramente, yo hago lo justito y ya. Tampoco es que me den estos ataques de "yaqueísmo". Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que soy de extremos. Y llevaba mucho tiempo súper vaga hasta que el otro día se me cruzó el cable. Y aquí estoy, más liada que la pata un romano. Luego se me pasará y volveré al estado vegetativo :)

      Eliminar
  6. Si te dejo las llaves de mi casa....¿cómo lo ves?
    No tengo suelos de madera, pero un lavabo gotea por abajo, y un par de cajones se caen solos XDD
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por un módico precio yo te arreglo todo eso y más. Lo del grifo es fácil y los cajones habría que estudiarlos, pero yo te digo que en una tarde te lo dejaba nuevo :)

      Eliminar
  7. El tipo de Bricomania parece un aficionado a vuestro lado. :D

    Estas tareas de renovación casera son agotadoras, pero merecen la pena. Seguro que te ha quedado todo como nuevo. Y, al hacerlo tú misma, ha quedado a tu gusto.
    Ahora, a disfrutar del resultado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tipo de bricomanía es un pringao comparado conmigo. sólo le envidio el taller que tiene, que yo tengo que apañarme en plan pobre.
      Y la verdad que ha quedado muy bien y por poquito dinero :)

      Eliminar
  8. Y ya que estabais podíais haber cogido el coche, tirar para el norte, y colocarme el cabecero de cama en los ganchos, es que para eso tengo que cambiarlos de sitio, tapar los agujeros de sitio, encontrar el mismo color de pintura para pintar los agujeros cuando los tape, y luego volver a agujerear, y me da una pereza... xd! Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero si eso no es nada!! Mujer, un finde a gastos pagados en tu pueblo y te dejo la habitación nueva!! :D

      Eliminar
  9. Naar madre mía!! Si ves que te sobra tiempo y pintura vente a mi casa y ayúdame con las rejas y el balcón...

    Me encanta que haya gente activa...porque lo que es yo...eso de Ya que...no funcionaría.

    Kiss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo repito, yo por un módico precio y una invitación a la zona pinto, limpio y arreglo cosas estupendamente.
      Y yo no soy nada activa en general, es sólo cuando me da el aire así de lado y me entra una enajenación transitoria de esas. Luego ya se pasa y me vuelvo a el estado de vegetar en el sofá :)

      Eliminar
  10. ¡Oh, yo los acabo rápido, estos ya que!

    Al primero que te sueltan, respondes, ya que lo dices, ¿por qué no lo haces tú? En el hipotético caso de que se repita, la fómula es: ya que lo dices, ¿por qué no lo haces tú con los cojones? Y jamás he oído un tercero.

    Eso sí, admiro al niño chico. Un abrazo para él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O sea, que no eres mucho de ayudar que digamos... Por suerte el Niño es más majo que las pesetas y es de lo más colaborador :)

      Eliminar
  11. Eso me pasa a mí cuando voy a limpiar algo que generalmente no limpio.... y uso el poyaque jejeje
    poyaque estoy limpiando los cristales uy hay que lavar la funda del sofá y de los cojines etc...
    Temo cuando mi madre me dice que viene a ayudarme a limpiar o a pintar, nunca la he dejado pero recuerdo esas limpiezas de mi adolescencia... que miedooooo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las madres con la limpieza dan miedo porque son muy del "poyaque" y cuando te quieres dar cuenta estás liada!! :)

      Eliminar
  12. Recién aterrizada aquí, me encanta ver que no soy la única que dedica las vacaciones a mover muebles :). Y ya puestos como leo por ahí arriba que vas a subir al norte a hacer apaños ya te paso mi dirección y ya verás entre las dos dejamos mi casa niquelada juas juas juas.
    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menudas "vacaciones"... Y de momento a no ser que la gente empiece a darme un dinerillo me voy a quedar en mi casa con mi propio lío, jajajaja

      Eliminar

Estás aquí, has leído... así que comenta hombre ya!!